Cuando te veas en apuros por una llanta ponchada, sigue estos ocho pasos y pon a rodar nuevamente tu carro.

  1. CUANDO SE TE PONCHA UNA LLANTA
    Estaciona en un terreno plano fuera del camino para evitar accidentes en la vía. enciende los intermitentes y utiliza el triángulo reflector.

2. COLOCA EL FRENO DE MANO
Y saca la llanta de repuesto, la llave de cruz y el gato. Afloja las tuercas de la llanta con la llave de cruz en el sentido opuesto a las manecillas del reloj, solo aflójalas un poco no es necesario sacarlas del todo.

3. DEBAJO DEL CHASIS
Y a un lado de la llanta se indica el área donde debe ir el gato, ubícalo y colócalo. Comienza a elevar el auto hasta que la llanta ponchada esté a unos 15 cm por encima del suelo.

4. QUITA LAS TUERCAS
Y remueve la llanta ponchada jalando hacia ti. Colócala en un lugar donde no te estorbe.

5. COLOCA LA LLANTA
De repuesto alineando los orificios del rin con los tornillos. Empuja la llanta hasta el fondo y coloca las tuercas, apriétalas manualmente, solo para mantener la llanta en su lugar.

6. BAJA EL VEHÍCULO
Con la ayuda del gato. Aprieta las tuercas con la llave de cruz y verifica que ninguna esté floja.

7. GUARDA LA LLANTA
Ponchada y las herramientas que utilizaste. Asegúrate de no dejar nada en el lugar.

8. RECUERDA
Que debes cambiar lo más pronto posible la llanta ponchada, para volver a guardar la de repuesto hasta una próxima emergencia.